HomeCONTEXTOSALUD¿Sin calefacción en tu apartamento de Nueva York? Esto es lo que...

¿Sin calefacción en tu apartamento de Nueva York? Esto es lo que puedes hacer

Publicado el

por Rachel Holliday Smith

El invierno está aquí, pero tu calefacción no. ¿Qué puedes hacer?

La falta de calefacción en un apartamento de la ciudad de Nueva York es un problema crónico común. Cada año se presentan decenas de miles de quejas sobre la falta de calefacción o agua caliente ante el departamento de vivienda de la ciudad, lo que lo convierte en el problema más común registrado para los inquilinos. En lo que va de la temporada, la ciudad recibió casi 116.000 quejas, según muestran los registros.

Si te encuentras entre ese grupo, es tu responsabilidad presionar para encontrar una solución. Estos son los pasos a seguir, y cómo tomarlos, según expertos en calefacción y vivienda, y un neoyorquino con un apartamento frío que logró que el propietario encendiera la calefacción.

¿Los propietarios están obligados a proporcionar calefacción? ¿A qué temperatura?

Lo primero que debes saber es que es ilegal mantener un apartamento por debajo de cierta temperatura en el invierno en Nueva York. Entre el 1 de octubre y el 31 de mayo, tu arrendador está legalmente obligado a cumplir con estas reglas:

  • Si la temperatura exterior es inferior a 12 grados Celsius durante el día, entre las 6 am y las 10 pm, la temperatura interior de tu apartamento debe estar por encima de los 20 grados Celsius.
  • Por la noche, entre las horas de 10 pm y las 6 am, tu apartamento debe estar por encima de los 16 grados Celsius, sin importar la temperatura exterior.

Y, durante todo el año, los propietarios deben proporcionar agua caliente del grifo de al menos 48 grados.

Mi apartamento se siente más frío que eso. ¿Qué tengo que hacer?

Un buen primer paso es verificar y asegurarte de que tu apartamento esté por debajo del umbral de temperatura legal. Andrea Shapiro, directora de programas del grupo de defensa de inquilinos Met Council on Housing, sugiere obtener un termómetro barato: “De la tienda de 99 centavos, no tiene que ser nada elegante”, dijo Shapiro, y debes tomar algunas lecturas durante el día y noche.

Anota la temperatura dentro de tu apartamento, la temperatura fuera del edificio y la hora del día. Con esa información en la mano, el consejo es simple: infórmele a tu encargado o compañía de administración sobre el problema de inmediato, preferiblemente por escrito.

“Muchas personas no hacen eso y esperan hasta que hay un gran problema, o no han tenido calefacción durante mucho tiempo”, dijo Shapiro. “El primer día que no tengas calefacción, o la primera vez que notes que hay un problema con el sistema de calefacción, díselo a alguien, incluso si sabes que no van a hacer nada”.

Foto: Luke Cooley

Si deseas tener más seguridad de que se escuchen tus quejas, y tener pruebas en caso de que las necesite en el futuro, envía una carta al propietario sobre el problema de la calefacción por correo certificado y guarda una copia para ti.

Más en New York Diario:  Algunos estudios sobre la felicidad

Mientras tanto, ten mucho cuidado si estás utilizando otras fuentes de calor para calentar tu apartamento, como calentadores de ambiente. Conéctalos directamente a un tomacorriente de pared, no los dejes desatendidos y desenchúfalos mientras duermes. Nunca uses una estufa de gas para calentar una habitación y asegúrate de tener detectores de humo y monóxido de carbono que funcionen. Consulta esta lista de consejos de seguridad contra el calor del departamento de salud de la ciudad para conocer otras formas de mantenerte a salvo.

¿Sirve escribirle a tu arrendador para quejarte?

¡A veces sirve! Varun Poddar, un analista de medios que vive en el Upper West Side, dijo que hizo que el propietario de la vivienda subiera la calefacción controlando la temperatura, dándoles un empujoncito varias veces por correo electrónico e insinuando que llevaría su queja a los inspectores de la ciudad.

La calefacción había estado demasiado baja desde que se mudó a principios de 2021, pero él y su esposa no se quejaron. Pero en noviembre pasado, su paciencia se agotó cuando el clima cambió y “se despertó con mucho frío alrededor de las 3 o 4 de la mañana”. Envió un correo electrónico a la compañía administradora en medio de la noche.

Dijeron que lo investigarían, dijo Poddar, pero pasaron varios días. Volvió a enviar un correo electrónico diciendo que había estado monitoreando la temperatura regularmente, que bajó hasta los 8 grados, les envió un enlace a las leyes de calefacción de la ciudad y preguntó: “¿Debería comunicarme con la ciudad? ¿Es algo con lo que puedan ayudar?”, recordó.

“Dijeron: ‘No, no, revisaremos la caldera’. Y revisaron la caldera”, dijo. “Y desde entonces no fue un problema”.

Le informé a mi encargado o al administrador del edificio sobre el problema, pero no solucionaron nada. ¿Ahora qué?

Los expertos dicen que tu próximo paso debería ser una llamada al 311. ¿Por qué? Porque presentar una queja formal por calefacción a través del sistema 311 de la ciudad hará que la agencia de vivienda de la ciudad, Preservación y Desarrollo de Vivienda, envíe un inspector a tu edificio para verificar el calor.

La aparición de un inspector puede movilizar a los propietarios, dijo Shapiro. En muchos casos, un inspector vendrá dentro de las 48 horas porque “la ciudad considera que la calefacción es un problema muy serio”, dijo, y prioriza esas inspecciones en los meses de invierno.

El problema, dijo, es que algunos propietarios encienden la calefacción para los inspectores y luego la vuelven a apagar.

Como mínimo, la visita del inspector creará un registro formal de la queja, y una violación si la corroboran, dijo Noelle Francois, directora ejecutiva de la organización sin fines de lucro Heat Seek, que trabaja con inquilinos de bajos ingresos para documentar problemas de calefacción con sensores de temperatura automatizados.

“Sé que puede ser muy frustrante llamar al 311. Pero, al menos, estás creando un registro público de que hay un problema con el calor en tu edificio”, dijo.

Más en New York Diario:  Ansiedad de Año Nuevo: qué le hace el alcohol a tu cerebro

¿Qué debo saber al llamar al 311?

Puedes comunicarte con el 311 por teléfono o a través del portal online 311 o de la aplicación 311.

Algunas cosas que debes saber antes de hacer un informe 311:

  • El informe solicita el número de tu apartamento, por lo que es probable que el propietario sepa que tú eres la persona que presentó la queja. Hay una opción a través del 311 para presentar una queja por un problema de calor en todo el edificio que no requiere un número de apartamento, pero los expertos dicen que no debes usar esa opción a menos de que sepas que es un problema en todo el edificio, porque un inspector que viene para verificar el problema podría llamar a la puerta de un vecino que tiene calefacción, y luego cerrar la queja.
  • Desafortunadamente, no hay forma de programar una cita, o una ventana de tiempo, en la que pueda llegar el inspector de HPD, así que sé lo más flexible posible o avisa a un compañero de cuarto o familiar que podría estar en casa más tiempo que ti para que espere una visita.
  • Puedes verificar si ya se presentó una queja por calor en tu edificio visitando HPD Online.

Una nota para residentes de viviendas públicas: los inquilinos de NYCHA tienen un sistema de quejas separado y no pueden presentar quejas a través del 311. Todas las quejas por calefacción para viviendas públicas deben realizarse a través del Centro de atención al cliente de NYCHA al (718) 707-7771. Muchas veces, sin embargo, las quejas dentro de NYCHA sobre la falta de calefacción y agua caliente quedan sin respuesta, un problema crónico sobre el que The City ha informado muchas, muchas veces.

Bien, presenté mi queja al 311 y vino un inspector y emitió una infracción. Pero la calefacción sigue apagada. ¿Cuáles son mis opciones ahora?

Tu próxima mejor opción es prepararte para ir a la corte. ¡No entres en pánico! No es fácil, pero no es tan difícil como crees. Puedes hacerlo sin un abogado, dicen los expertos. Y, a menudo, solo comenzar un proceso legal obtendrá resultados, lo que incitará a los propietarios a poner la calefacción antes de un juicio.

Primero, comienza a recopilar evidencia. Mantén un registro de calefacción de las temperaturas en tu apartamento y la temperatura exterior, día y noche, con regularidad. Met Council tiene un registro de calefacción útil que puedes completar, o puedes crear uno propio. Heat Seek proporciona sensores de temperatura automatizados gratuitos a inquilinos de bajos ingresos. Pero no necesitas ningún sistema de alta tecnología, dijo Francois. Simplemente toma lecturas regulares en el interior con un termómetro y anótalas con la hora del día y la temperatura exterior.

En segundo lugar, lleva a tu arrendador a los tribunales con una “Acción HP” o una Acción parcial de vivienda, lo que significa una queja formal presentada en el Tribunal de vivienda. Así es cómo:

  • Ve al Tribunal de Vivienda de tu municipio y completa un formulario para iniciar una acción de HP. Si necesitas ayuda, pregúntale al secretario de la corte o al personal en el lugar con Housing Court Answers, una organización sin fines de lucro cuya misión es hacer que el proceso de la corte sea más fácil de entender.
  • Deberás notificar o entregar la queja a tu arrendador. Puedes hacerlo por correo certificado y el personal del Tribunal de Vivienda debería poder ayudarte con el proceso.
  • El tribunal emitirá una fecha en la que se espera que tú y tu arrendador comparezcan ante el tribunal, lo que podría ser bastante lejano en el futuro. Ten cuidado: los tribunales están atrasados debido a los casos de desalojo de la era de la pandemia, y los expertos dicen que no debes esperar una cita judicial rápida. Podría tomar semanas o meses obtener una fecha en la corte.
  • Cuesta $45 presentar una Acción de HP, pero puedes pedirle al juez que exima la tarifa, lo que los expertos dicen que hacen a menudo.
  • Echa un vistazo a todo lo que debes saber sobre las acciones de HP antes de comenzar con esta guía de preguntas y respuestas de Housing Court Answers.
Más en New York Diario:  El vínculo entre cambio climático y brotes de enfermedades raras en 2023

Los expertos dicen que, debido a la forma en que funciona el Tribunal de Vivienda, los casos se resuelven muy a menudo antes de ir a juicio; Francois de Heat Seek dice que su organización se ha preparado para ir a juicio en nombre de inquilinos varias veces en los nueve años de funcionamiento de la organización, pero nunca llegaron a ese punto.

Un acuerdo podría significar que el arrendador acepta hacer una reparación y encender la calefacción. Pero si tienes que llegar al punto de obligar a tu arrendador a cumplir con la ley, Shapiro del Met Council dice que es probable que estés tratando con un propietario terco que aún puede no hacer lo que se requiere legalmente.

En casos extremos, la ciudad puede tomar medidas sobre el arrendador y realizar las reparaciones necesarias a través del Programa de reparaciones de emergencia. Pero obtener una resolución es una batalla cuesta arriba si el propietario no coopera o es beligerante. City Limits informó anteriormente sobre la dificultad de responsabilizar a los propietarios por la falta de calefacción, y cómo los vecindarios más pobres son con mayor frecuencia los lugares de donde provienen las quejas por falta de calefacción.

El consejo de Shapiro: organícense con sus vecinos, actúen juntos y prepárense para luchar a largo plazo. En su experiencia, los ocupantes de edificios que trabajan juntos tienen más éxito en las reparaciones que los inquilinos que trabajan solos.

“Cuanta más gente se queje, más probable es que se resuelva”, dijo.

Fuente: The City/ Traducción: Horacio Shawn-Pérez

Últimos artículos

Tratamiento facial para estatuas de piedra

por Melanie Marich En un día bochornoso y nublado de verano, un equipo de pasantes...

Fuera, Biden

por Emma Shortis Las grietas bajo los pies del presidente estadounidense Joe Biden continúan ampliándose. Si...

Una historia de la refrigeración de alimentos

por Angela Chen En la esquina de la mayoría de las cocinas hay una caja...

El puño de Donald Trump

por Roger J. Kreuz En los frenéticos momentos en que agentes del Servicio Secreto rodearon...

Nueva York según Paul Auster

por Ramón Espejo Romero Nueva York es la ciudad más icónica del siglo XX y...

Equidad lingüística en las escuelas

por Sunisa Nuonsy Me alegré cuando se supo, el mes pasado, que el Departamento de...

Un juicio a la contaminación acústica

por Joanne Silberner El pasado junio, un grupo de defensa del ruido, Quiet Communities, demandó...

Cómo determinar si una teoría conspirativa es falsa

por H. Colleen Sinclair Las teorías de conspiración están en todas partes y pueden involucrar...

Arquitectura hostil

por Robert Rosenberger Si no tienes refugio y te arrestan por dormir afuera, ¿te castigan...

Tu médico debe preguntarte por la calidad del aire que respiras

por Eve Andrews Una visita anual al médico a menudo implica cierto grado de mentira...

Primer debate presidencial 2024: Joe Biden derrotó a Joe Biden

por Mary Kate Cary Creo que Estados Unidos acaba de ver cómo se hacía historia. Al...

Primer debate presidencial 2024: mentirosos y confundidos

por Karrin Vasby Anderson Una de las primeras definiciones de buena oratoria que aprendí como...

El senador con la bola de nieve

por Dana J. Graef Mientras estaba en el pleno del Senado en Washington, D.C., en...

Serpientes en la ciudad

por Eve Andrews La gente pensaba que la serpiente vista en el parque era una...

La cultura cambia tan rápido que la evolución no puede alcanzarla

por Jose Yong Las investigaciones muestran que muchos de nuestros problemas contemporáneos, como la creciente...

Sigue leyendo

Tratamiento facial para estatuas de piedra

por Melanie Marich En un día bochornoso y nublado de verano, un equipo de pasantes...

Fuera, Biden

por Emma Shortis Las grietas bajo los pies del presidente estadounidense Joe Biden continúan ampliándose. Si...

Una historia de la refrigeración de alimentos

por Angela Chen En la esquina de la mayoría de las cocinas hay una caja...