HomeENTORNOAMBIENTEQuema controlada, presupuesto y temor a incendios forestales

Quema controlada, presupuesto y temor a incendios forestales

Publicado el

por Nathan Porceng

Se tarda aproximadamente una hora en llegar a la frontera con Canadá desde la pequeña ciudad de Croghan, Nueva York. El área es muy boscosa, al borde del extenso parque Adirondack, y, en caso de un incendio forestal, los voluntarios locales tienen la responsabilidad de controlar y contener el incendio, incluso si se trata de tierras estatales. Hasta ahora tuvieron éxito.

“Tenemos suerte aquí”, dijo el bombero retirado Steve Monnat a New York Focus. “Cuando se seca, no dura mucho”.

En sus casi cinco décadas con el Departamento de Bomberos Voluntarios de Croghan, Monnat nunca se encontró con un incendio forestal de más de unas pocas hectáreas. Pocos en Nueva York tienen más que eso. Pero con el clima, eso puede cambiar.

A medida que las olas de calor se intensifican y los patrones climáticos oscilan entre períodos de fuertes precipitaciones y sequías prolongadas, es posible que pronto cambien las condiciones favorables de incendios forestales de Nueva York. Algunos argumentan que la actual falta de fuego aumenta el riesgo de incendios mortales en el futuro, y que las quemas controladas intencionales son la mejor preparación. Otros encuentran la perspectiva demasiado destructiva, demasiado arriesgada.

“Es muy probable que la frecuencia y los regímenes de incendios cambien aquí en el noreste, y que las posibilidades de incendios forestales aumenten”, dijo Andrew Vander Yacht, ecólogo de la Facultad de Ciencias Ambientales y Vilvicultura de la Universidad Estatal de Nueva York en Syracuse. Las sequías extensas y el aumento de las temperaturas pueden secar los combustibles forestales, dijo, aumentando la probabilidad y la gravedad de los incendios forestales, a menos que Nueva York queme los combustibles primero.

Greg Harnhart

El estado cuenta con 7,5 millones de hectáreas de tierras boscosas, muchas de ellas de propiedad pública o protegidas constitucionalmente. Aunque muchos estados realizan extensas quemas controladas para mitigar el riesgo de incendios forestales, Nueva York prohíbe la práctica en sus dos regiones boscosas más grandes. Una de ellas, el Parque Catskill, es casi del tamaño de Rhode Island. La otra, el Parque Adirondack, es más grande que los parques nacionales de Yellowstone, Everglades, Glacier y Grand Canyon juntos. Y a diferencia de esos parques nacionales, o las regiones boscosas que ahora arden en Canadá, cientos de miles de neoyorquinos viven en los bosques protegidos por el estado, o a su alrededor.

Hay relativamente poco personal para administrarlos. Nueva York emplea alrededor de 130 guardabosques para cubrir casi dos millones de hectáreas de tierra, más de 14.500 hectáreas por guardabosque. No solo se preocupan por los bosques del estado; sus deberes incluyen la aplicación de la ley y la búsqueda y rescate. El desgaste de los guardabosques afectó al Departamento de Conservación Ambiental del estado durante años, y algunos temen que estas tensiones de personal puedan impedir que la agencia lleve a cabo una estrategia de manejo de incendios más compleja.

En Croghan, unos cincuenta bomberos voluntarios apagaron las llamas en la ciudad y en las tierras de DEC por igual. Van desde estudiantes de secundaria hasta personas de la tercera edad, algunos de los cuales mantienen su membresía únicamente para participar en las funciones sociales del departamento y ya no responden a emergencias. En caso de un gran incendio forestal, tendrían que pedir ayuda adicional desde el sur del estado.

Más en New York Diario:  La conexión entre incendios forestales y crisis de vivienda

Afortunadamente, el departamento no se ha enfrentado a un gran incendio forestal en la memoria viva. “Nunca sucedió”, dijo Monnat. “Esperemos que nunca suceda”.

Nueva York no solo tiene un clima más húmedo que las regiones propensas a incendios forestales de Canadá y el oeste de Estados Unidos, sino que las especies de árboles del estado tienden a ser menos susceptibles a los incendios.

“Canadá tiene grandes extensiones remotas de abetos, bosques boreales de abetos”, dijo el portavoz de DEC, Jeff Wernick, a New York Focus. “Nueva York tiene algo de bosque boreal en Adirondacks, pero está segmentado. Nueva York tiene más bosques templados de frondosas, que son mucho menos susceptibles a los tipos de incendios que tiene Canadá, especialmente después del reverdecimiento de la primavera”.

Art Perryman, un veterano guardabosques que recientemente regresó de combatir incendios forestales en Nueva Escocia, es menos optimista. Este verano, incendios forestales sin precedentes en la provincia canadiense históricamente húmeda quemaron más de 23.000 hectáreas de tierra y desplazaron a más de 6000 personas. Perryman dijo que las similitudes entre Nueva Escocia y Adirondacks lo inquietaban.

“Tienen un clima muy similar al nuestro en términos de lluvia”, dijo Perryman a New York Focus. “Están esencialmente en la misma latitud que nosotros aquí en Adirondacks y el tipo de combustible no es tan diferente”.

Sin un consenso sobre si las medidas proactivas de prevención de incendios forestales, como las quemas para la limpieza de maleza, son prudentes o factibles, el plan del estado no ha cambiado: seguir extinguiendo los incendios a medida que se presentan.

Quemas de antes y de ahora

Antes de que el humo de los incendios forestales de Canadá comenzara a descender este verano, los incendios forestales rara vez preocupaban a los neoyorquinos. Los incendios forestales rara vez queman más de 1200 hectáreas en Nueva York por año, y pasan desapercibidos para la población del estado.

Ese no fue siempre el caso. A principios del siglo XX, los incendios forestales del norte del estado diezmaron cientos de miles de hectáreas cada año, envenenaron las vías fluviales y cubrieron de cenizas a la ciudad de Nueva York. La tala desenfrenada llenó los bosques de combustible y la próspera industria ferroviaria del estado proporcionó abundantes chispas. En 1903, Nueva York sufrió 643 incendios forestales que juntos quemaron más de 180.000 hectáreas de tierra.

Antes de la llegada de los colonos europeos, los habitantes indígenas de Nueva York usaban quemas prescritas para limpiar la maleza. Según Les Benedict y Jessica Raspitha de la División Ambiental de la Tribu Mohawk de St. Regis, que administra los 2700 hectáreas de tierra boscosa de la reserva a lo largo de la frontera con Canadá, las quemas controladas no son solo parte del pasado de su gente. Pueden volver a usarse para eliminar fragmitas invasivas, un tipo común de caña seca y cubierta de hierba, que se extendió por sus bosques tribales.

“Las cañas crecen muy juntas”, dijo Raspitha a New York Focus. “Expulsan toda la vegetación nativa que crecería a su alrededor”. Si no se las saca, las fragmitas se multiplican y se acumulan de un año a otro, proporcionando un rico combustible para los incendios.

Administradores forestales como Benedict y Raspitha ven las quemas controladas como una herramienta útil, pero siguen estando fuera de los límites en Catskills y Adirondacks.

Más en New York Diario:  Arqueología del eclipse

“Somos tan ignorantes cuando se trata de la gestión de incendios en el estado de Nueva York”, dijo Ryan Trapani, director de servicios forestales de la Asociación Forestal Catskill sin fines de lucro, a New York Focus. “Ojalá estuviéramos quemando más”.

Matt Howard

No todos los ecologistas están de acuerdo. Para John Sheehan, director de comunicaciones de la organización conservacionista sin fines de lucro Adirondack Council, los incendios forestales no representan ni representarán una amenaza lo suficientemente significativa como para justificar las quemas controladas.

“Tuvimos sesenta incendios forestales el año pasado que quemaron casi 400 hectáreas en Adirondacks”, dijo Sheehan a New York Focus. “Doblas eso, todavía no estás hablando ni siquiera una pequeña fracción de los 2,5 millones de hectáreas que tenemos dentro del parque”.

Las quemaduras controladas y mal manejadas pueden tener efectos devastadores. En 2022, el Servicio Forestal perdió el control de un incendio que había provocado en Nuevo México, lo que destruyó accidentalmente más de 120.000 hectáreas de tierra y provocó el desplazamiento de decenas de miles de personas.

Benedict y Raspitha comprenden los riesgos y dijeron que su división no realizará quemas controladas sin la debida autorización, capacitación y preparación. “Se necesitan expertos capacitados”, dijo Benedict.

Una sola quema controlada requiere al menos tres personas para realizarla. Es posible que Nueva York no tenga el personal. Los guardabosques del estado expresaron su preocupación de que no tienen suficiente personal para realizar sus funciones actuales, y mucho menos para las nuevas.

“No hay suficientes guardabosques”, dijo Dave Holden, un activista ambiental y residente desde hace mucho tiempo de la región de Catskills. “Tienen fondos insuficientes para las operaciones regulares”.

Pero si le preguntas a Perryman, el estado tiene el dinero. Él estima que Nueva York recibe alrededor de $7.500 cada vez que un guardabosques se despliega fuera del estado para combatir incendios forestales, lo que cree que debería financiar un fondo dedicado a la protección contra incendios forestales.

“Es una miseria para el estado de Nueva York”, dijo Perryman. “Pero es muy importante para nuestro programa; para estar preparados para estos grandes y destructivos incendios forestales”.

Vander Yacht, que dirige el Laboratorio de Ecología de Incendios y Bosques Aplicados de SUNY, también está a favor de las quemas controladas. Señala un estudio de 2021 que predice que la frecuencia de los incendios forestales en Nueva York se duplicará con creces para fines de este siglo.

Los bosques de robles de Catskills representan el mayor riesgo de incendios en un futuro próximo, dijo Vander Yacht, y es menos probable que se produzca un gran incendio forestal en Adirondacks. Pero un incendio en esa región podría causar una destrucción inmensa debido al crecimiento denso y la acumulación de maleza, lo que fue posible gracias a décadas sin incendios.

Un problema creciente

Otros estados, incluidos California, Florida, Vermont y Pensilvania, emplean generosamente las quemas prescritas para mitigar el riesgo de incendios forestales. En Nueva York, son mucho menos comunes, pero no desconocidos.

Sheehan vive en Albany y reconoce el uso regular de quemas controladas cerca de su casa para mitigar el riesgo de incendios forestales en Albany Pine Barren. Pero le preocupa que la intervención humana en los bosques protegidos de Nueva York pueda perturbar las condiciones naturales que han suprimido durante mucho tiempo los incendios forestales.

Más en New York Diario:  Por qué odiamos a Emma Stone

“Realmente, el único período de tiempo en el que tuvimos grandes problemas de incendios forestales dentro del parque [Adirondack] fue después de un período de larga deforestación”, dijo Sheehan, señalando la oscura historia de explotación forestal en el siglo XIX y principios del XX. “El suelo del bosque quedó expuesto a la luz solar de una forma que nunca antes había sucedido, no porque los árboles se cayeran o algo durante una tormenta, sino porque fueron arrastrados”.

Nathan Porceng

En 1885, estimulada por la rápida destrucción de los bosques del estado, la legislatura del estado de Nueva York estableció la Reserva Forestal, que creció hasta incluir millones de hectáreas en Catskills y Adirondacks. Nueve años más tarde, en la convención constitucional de 1894, Forest Preserve obtuvo protecciones aún más fuertes.

El Artículo XIV de la constitución del estado de Nueva York establece que la Reserva Forestal “se mantendrá para siempre como tierras forestales silvestres”. Sheehan cree que la cláusula “siempre silvestre” prohíbe las quemaduras controladas en Catskills y Adirondacks. Vander Yacht y Trapani también expresaron dudas de que la constitución estatal permita tales medidas en los bosques protegidos. Pero en un caso de 1930, el tribunal superior del estado determinó que la cláusula “siempre silvestre” existe para proteger los bosques estatales y, por lo tanto, permite “todas las cosas necesarias” para preservar esos bosques, incluidas “medidas para prevenir incendios forestales”.

Wernick, el vocero del DEC, dijo que la ley estatal de conservación ambiental otorga a la agencia “amplia autoridad legal” para suprimir incendios en tierras estatales, y que el DEC puede determinar qué estrategias de extinción de incendios, incluidas las quemas controladas, son apropiadas y justificadas.

Actualmente, el DEC no permite las quemas prescritas en Catskills y Adirondacks, y no ha mostrado ninguna inclinación a usarlas en el futuro.

Algunos miembros del personal de primera línea de la agencia están presionando para cambiar eso. Al frente de un grupo de guardabosques que ayudaron a combatir los incendios forestales canadienses de este verano, Perryman planea presionar al liderazgo del DEC para renovar las políticas de prevención de incendios forestales de la agencia, abogando por el uso de quemas prescritas, capacitación adicional para guardabosques y bomberos, y una actualización del inventario de antigüedad de equipos estatales contra incendios forestales.

Perryman le dijo a New York Focus que contactó al comisionado del DEC, Basil Seggos, pero aún no ha recibido una respuesta directa.

Incluso en ausencia de grandes incendios forestales, el voluntariado en un departamento de bomberos rural es “una pequeña forma de vida ocupada”, según Monnat. A Holden le preocupa que, a menos que Nueva York renueve sus políticas de gestión de incendios forestales, los bomberos del estado se encuentren mucho más ocupados.

Holden reconoce que muchos votantes y legisladores siguen sin estar convencidos de que Nueva York debe hacer más para mitigar el riesgo de incendios forestales en los bosques protegidos del estado. Su tono es corto y al grano.

“¿Que prefieres?”, pregunta Holden. “¿Qué nosotros limpiemos tu propiedad y evitemos que se queme? ¿O prefieres que los bomberos vengan a tu propiedad, quieras o no, porque se está quemando?”.

Fuente: New York Focus/ Traducción: Walter A. Thompson

Últimos artículos

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Cuando suben las aguas subterráneas

por Shellie Habel Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos...

Vagabundos de este asombroso universo

por Sarah Scoles El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Desamparo en Nueva York

por Jake Pearson En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han...

Sigue leyendo

El melodrama de Taylor Swift

por Samuel Murray Los lanzamientos de álbumes de Taylor Swift se han convertido en momentos...

Mayo sin cortar el césped

por Peter Andrey Smith En 2020, la ciudad de Appleton en Wisconsin trajo No Mow...

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...