InicioMIRADASPERSPECTIVASEn defensa de los museos

En defensa de los museos

Publicado el

por Stephen E. Nash

Últimamente los museos fueron objeto de críticas devastadoras.

Una importante investigación de Propublica sobre demoras innecesarias en la repatriación de ancestros nativos americanos y sus pertenencias. Una revelación sobre el robo por parte del curador del Museo Británico. Una exposición del Denver Post sobre antigüedades saqueadas en el Museo de Arte de Denver. Un informe sobre una colección racista de cerebros humanos encurtidos en el Instituto Smithsonian. Incluso el presentador de un programa de entrevistas nocturno, John Oliver, arrojó leña al fuego.

Gran parte de las críticas están justificadas. Muchos museos de historia natural tienen su origen en prácticas coloniales de recolección, extracción y exhibición profundamente problemáticas. Las instituciones ayudaron a desarrollar y presentar interpretaciones racistas de la evolución y la diversidad humanas que perpetuaron la atroz política de la supremacía blanca europea.

Un columnista argumentó recientemente que, como “artefacto de una cultura perdida”, los museos deberían cerrarse.

He trabajado en museos durante treinta y tres años. En lugar de tirar el bebé cívico y científico con el agua del baño, sostengo que los museos de historia natural, antropología y arte tienen valor para la humanidad. Al mismo tiempo, críticas recientes destacan las reformas necesarias, algunas de las cuales están en marcha desde hace décadas. Esa labor debe continuar y, de hecho, acelerarse.

Curaduría del mundo

Vivimos en una sociedad global. Nuestra época tiene sus raíces en la exploración, el colonialismo y el imperialismo que comenzaron a finales del siglo XV. Pero nuestro mundo más visceral e inmediatamente interconectado surgió recientemente, facilitado por el auge de los viajes internacionales en jet a finales de los años 50, la globalización económica moderna en los años 90 y el lanzamiento de los teléfonos móviles conectados a Internet en los años 2000.

Antes de estos acontecimientos recientes, las oportunidades de conocer lugares alejados de donde vivías eran escasas. En Estados Unidos, la gente de clase media podría haberlo vislumbrado a través de documentales o revistas como National Geographic y LIFE. Algunas personas, como mis padres, disfrutaron de un semestre en Europa durante la universidad y les llevó una semana de viaje en barco llegar allí. Las ferias mundiales ofrecieron ventanas ocasionales al mundo, pero sólo ocurrieron en ciertas ciudades y en ciertas épocas (por ejemplo, Chicago en 1893 y 1933; St. Louis en 1904; San Diego en 1915; Montreal en 1967). Los viajes internacionales también se produjeron a través del servicio militar, que no necesariamente propiciaba interacciones culturalmente sensibles.

Más en New York Diario:  Moraleja del caso George Santos: mentir en elecciones no es causal de despido
Foto: J Amill Santiago

Los museos, entonces, desempeñaron un papel único: llevaron el mundo a sus comunidades. De hecho, hasta mediados del siglo XX, “Traer el mundo a Denver” era el lema del Museo de Historia Natural de Denver (ahora Museo de Naturaleza y Ciencia de Denver, donde trabajo). Sus curadores viajaron por todo el mundo y recolectaron objetos etnográficos y especímenes naturales para exhibición e investigación.

Otros museos de historia natural también construyeron sus colecciones de esta manera. Muchos, pero no todos, participaron en prácticas de recolección poco éticas que iban desde negociaciones engañosas hasta robos descarados. Muchos, pero no todos, promulgaron el racismo a través de sus exposiciones, particularmente a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando la pseudociencia eugenésica alcanzó su punto máximo en los círculos científicos, populares y políticos. Pero estas historias sólo recientemente han recibido atención pública.

Recuerdos del museo

En ese contexto, el valor educativo de los museos pareció evidente a lo largo de mi infancia y comienzos de mi carrera. Las instituciones brindaron acceso (aunque imperfecto y sesgado) a lo desconocido tal como lo presentaban los curadores y los desarrolladores de exhibiciones utilizando tecnologías de vanguardia del momento.

En 1977, cuando estaba en séptimo grado, me sumé a la Tutankamón-manía, junto con casi 1,3 millones de visitantes más que vieron la exposición Tesoros de Tutankamón en el Museo Field de Historia Natural de Chicago. Esa exposición “de gran éxito” incluyó docenas de objetos espectaculares de la tumba de Tutankamón, incluidos algunos adornos de su cuerpo momificado. Fue un fenómeno de la cultura pop y ayudó a inspirar mi carrera en arqueología.

Foto: Evan Wise

Unos años más tarde, visité el Museo Público de Milwaukee, con su Pueblo Europeo. Esa exposición incluye edificios de tamaño natural, diseñados y amueblados al estilo de treinta y tres culturas europeas, incluidas la irlandesa y la inglesa, que son las de mis ancestros.

Más en New York Diario:  Hablando sobre drogas con adolescentes

En 1983 trabajé en la exposición itinerante China: 7000 años de descubrimiento en el Museo de Ciencia e Industria de Chicago. Uno de los líderes de China, Deng Xiaoping, acababa de abrir la economía del país a la inversión extranjera menos de cinco años antes, por lo que muchos en Estados Unidos estaban empezando a aprender sobre la cultura y la historia chinas. La exhibición incluyó a artesanos tradicionales que elaboraban papel, tejían seda e imprimían textos.

Desde una perspectiva crítica actual, cada ejemplo podría verse como problemático. La exposición de Tutankamón mostraba objetos de una tumba. Pueblo Europeo osifica representaciones estereotipadas de personas en un momento determinado en el tiempo y el espacio. Para China: 7000 años de descubrimiento, ¿fueron explotados los artesanos en la exposición?

La nueva razón de los museos

Aunque coleccionar y preservar sigue siendo importante, cada vez es más difícil argumentar que los museos necesitan colecciones enciclopédicas, con al menos uno de todo. El museo de Denver no necesita traer el mundo a Denver. Internet hace eso para cualquier persona que tenga una conexión y un dispositivo.

Los museos están en un punto de ajuste de cuentas –como deben estarlo– y de redefinir sus objetivos.

Foto: Roberto Nickson

Muchos de los museos actuales buscan brindar un espacio donde se puedan escuchar las voces de las comunidades descendientes; sus colecciones de investigación se evalúan y curan activamente desde muchos ángulos diferentes, no solo los de la ciencia occidental.

Estoy emocionado personal y profesionalmente de ver nuevas exposiciones desarrolladas por grupos indígenas para sus comunidades y el público en general. Estos incluyen Native Truths: Our Voices, Our Stories en el Field Museum, el impresionante First Americans Museum en la ciudad de Oklahoma y la sala Culture Is Living en el Museo Burke de la Universidad de Washington, Seattle, solo por nombrar algunos.

Como argumentó recientemente el Museo de Florida, las colecciones de los museos conservan un enorme valor para la investigación de los problemas más apremiantes que enfrenta la humanidad, incluido el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la preservación y el cambio del patrimonio cultural. Las colecciones de los museos, que contienen al menos 4800 millones de objetos y especímenes en los Estados Unidos, constituyen un depósito invaluable e irreemplazable de conocimientos existentes e información aún por descubrir.

Más en New York Diario:  Activismo comunitario y los privilegios de la gentrificación

Y, en un mundo cada vez más polarizado, algunos museos se han convertido en centros comunitarios que reúnen a las personas y amplían las perspectivas. Según la Alianza Estadounidense de Museos, los museos, sitios históricos y atracciones científicas de Estados Unidos atraen a más asistentes que los eventos deportivos profesionales. Los museos se encuentran entre las organizaciones más confiables de Estados Unidos. Desde un punto de vista puramente económico, proporcionan 726.000 empleos y 50 mil millones de dólares a la economía estadounidense cada año. Incluso mientras la pandemia de Covid-19 estaba en pleno apogeo, los cien principales museos (por asistencia) del mundo recibieron 71 millones de visitantes en 2021.

Puertas al conocimiento

Sin embargo, los museos no pueden dormirse en estos laureles. Deben seguir emprendiendo la autorreflexión y la reforma para corregir algunos de sus errores. Las críticas publicadas recientemente sobre los museos y sus prácticas de coleccionismo llaman la atención sobre graves violaciones éticas.

Pero estos incidentes son parte del proceso de un ajuste de cuentas necesario para ayudar a los museos y sus comunidades a comprometerse de manera más equitativa y ética. En su camino hacia una mayor atención a la historia, la justicia y los derechos humanos, la mayoría de los museos promueven el bien común. Brindan oportunidades para aprender sobre nuestro universo, planeta y lugar como individuos y como especie.

En 1992, pregunté a un grupo de estudiantes de la Universidad de Arizona por qué estudiamos antropología. Un estudiante de escritura creativa respondió: «Porque el avance épico de la humanidad es realmente genial de contemplar». Esa frase, grabada para siempre en mi cerebro, resume por qué entré en el negocio de los museos. En los museos podemos contemplar el recorrido épico de la humanidad.

Fuente: Sapiens/ Traducción: Camille Searle

Últimos artículos

El cambio climático ya mató al menos a 4 millones de personas

por Zoya Teirstein A principios de la década de 2000, mientras el negacionismo climático infectaba...

Hacia una medicina más igualitaria

por Manuel Corpas La warfarina es un potente anticoagulante y uno de los principales medicamentos...

¿Qué es una ciudad santuario y qué significa para Nueva York?

por Gwynne Hogan y Rachel Holliday Smith La pelea de enero entre agentes de la...

Urbanismo de inteligencia artificial

por Federico Cugurullo Estás caminando de regreso a casa. De repente, el terreno parece abrirse...

Un filisteo musical

por P. Kerim Friedman ¿Es la música una mercancía? Los álbumes fueron diseñados para serlo....

Animales salvajes en Nueva York: ¿qué debes hacer?

por Katie Honan Hay más de 8 millones de seres humanos en esta ciudad, pero...

Historia de la Ñ

por Esther Nieto Moreno de Diezmas La letra eñe es emblema del español, lengua materna...

Casas pequeñas: de revolución minimalista a estética de Instagram

por Eve Andrews En 1997, Jay Shafer construyó su primera casa pequeña: una capilla rural...

¿Por qué escribimos México pero decimos Méjico?

por Rocío Cruz Ortiz Tanto en el caso de la palabra México como en el...

Por qué odiamos a Emma Stone

por Eve Andrews En las primeras escenas que pasamos con Whitney Siegel, el personaje de...

El pánico moral por la desinformación

por Joanna Thompson En 2020, mientras la pandemia de Covid-19 arrasaba todo el mundo, la...

Algunos estudios sobre la felicidad

por Amber Dance Todos queremos ser felices. Durante décadas, los psicólogos han intentado averiguar cómo...

Haciendo terapia con robots

por Eve Herold Los científicos están trabajando arduamente para crear robots, ya sean corpóreos o...

¿Quién debe limpiar las aceras cubiertas de nieve en Nueva York?

por Rachel Holliday Smith Nevó en la ciudad de Nueva York y estás tratando de...

No son las zapatillas, son los atletas

por Hannah Borenstein EL 24 de septiembre de 2023, la corredora etíope Tigst Assefa ganó...

Sigue leyendo

El cambio climático ya mató al menos a 4 millones de personas

por Zoya Teirstein A principios de la década de 2000, mientras el negacionismo climático infectaba...

Hacia una medicina más igualitaria

por Manuel Corpas La warfarina es un potente anticoagulante y uno de los principales medicamentos...

¿Qué es una ciudad santuario y qué significa para Nueva York?

por Gwynne Hogan y Rachel Holliday Smith La pelea de enero entre agentes de la...