HomeMIRADASPERSPECTIVASPerder el idioma español es perder parte de lo que soy

Perder el idioma español es perder parte de lo que soy

Publicado el

por Ashally De La Cruz

El español fue mi primera lengua. Era el único idioma que sabía, hasta los cinco años, cuando comencé la escuela en los Estados Unidos.

Al principio, ir a la escuela me daba miedo porque no hablaba inglés. Lloraba y explicaba, lo mejor que podía, que tenía dolor de estómago y necesitaba ir a la enfermería. Luego le decía a la enfermera que tenía que irme a casa.

Ahora es difícil imaginarme luchando con el inglés porque el inglés me parece mucho más natural que el idioma que hablé mis primeras palabras en la República Dominicana. A los diecisiete, escribo, pienso y hasta sueño en inglés.

Pero mi mamá realmente nunca aprendió inglés. Durante la mayor parte de mi vida, traduje documentos gubernamentales al español para ella. He traducido formularios escolares, conferencias de padres y maestros, mensajes de texto, correos electrónicos y canciones en la radio.

Hace aproximadamente un año, mi mamá, una asistente de salud en el hogar, me llamó del trabajo. Trabaja principalmente con hispanohablantes, pero su nueva paciente solo hablaba inglés. La mujer quería cierto tipo de pan del supermercado y había perdido la paciencia tratando de comunicárselo a mi mamá.

La gente tiene muy poca paciencia con aquellos que hablan un mínimo de inglés. Preguntan con prejuicio en su voz: “¿Cómo pudiste vivir en los Estados Unidos durante tanto tiempo y aún no saber inglés?”. Suponen que, después de doce años aquí, es haragana o simplemente no quiere aprender el idioma.

La verdad es más complicada. Aprender un nuevo idioma como adulto requiere tiempo y energía, y eso no es fácil de encontrar cuando se trabajan muchas horas, a veces durante la noche, solo para sobrevivir. Los inmigrantes deberían tener formas más fáciles y asequibles de aprender un nuevo idioma. Mientras que algunos países ofrecen cursos de idiomas gratuitos ilimitados e incluso pagan a los inmigrantes para que aprendan el idioma local, Estados Unidos no lo hace.

Más en New York Diario:  Jesús no era un surfista australiano blanco

Trato de recordar eso cuando ayudo a mi mamá y cuando me piden que traduzca para los clientes en Old Navy, donde trabajo los fines de semana. Requiere tiempo, esfuerzo y concentración fuera de mis responsabilidades laborales, aunque se espera que actúe como si no fuera gran cosa.

Ha sido aún más difícil últimamente porque siento que mi español se me escapa. Los investigadores llaman a esto “deserción del primer idioma” y es común entre las personas, especialmente los niños, que pasan largos períodos de tiempo lejos de su país e idioma nativos.

Después de doce años en Estados Unidos, siempre me olvido de las palabras en español. Me encuentro diciendo “thing” en lugar de “cosa”, por ejemplo, y, a veces, necesito usar Google Translate solo para tener una conversación con mi mamá. Como no puedo hablar español tan bien como antes, mis conversaciones con mi mamá se acortan día a día. Una larga charla se convierte en una pequeña charla. No se siente genuina.

Cada vez que me cuesta recordar una palabra o frase en español, me pongo nerviosa. Siento mis mejillas calentarse y enrojecerse. Sé lo que estoy tratando de decir, pero no puedo recordar cómo decirlo. Busco otras palabras, pero termina sonando raro. A veces me doy por vencida cuando no puedo hacerme entender porque sé cómo decir lo que quiero decir en un idioma pero no en el otro.

En estos momentos, puedo sentir que estoy perdiendo una parte importante de mí misma: la parte dominicana. Mi mamá y yo no celebramos muchas tradiciones dominicanas. Solo nuestro idioma español y la comida dominicana (como el mangu con queso frito chirriante, el salami delgado y crujiente y los tostones salados) nos conectan con nuestra patria.

Más en New York Diario:  Activismo comunitario y los privilegios de la gentrificación

Una de mis resoluciones de Año Nuevo para este año fue hablar español todos los días con mis amigos hispanohablantes. A veces desearía haber trabajado más duro para mantener mi español, pero era algo que no creía que pudiera perder.

Aprender un nuevo idioma es difícil. También lo es mantener uno viejo.

Fuente: Chalkbeat/ Traducción: Tara Valencia

Últimos artículos

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Cuando suben las aguas subterráneas

por Shellie Habel Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos...

Vagabundos de este asombroso universo

por Sarah Scoles El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Desamparo en Nueva York

por Jake Pearson En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han...

Los textiles de Andy Warhol

por Mark Parker Las telas estampadas creadas por Andy Warhol durante las décadas de 1950...

La ruta del cambio climático

por Courtney Cecale En la década de 1980 el glaciar Pastoruri, en Perú, era uno...

Sigue leyendo

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...