HomeMIRADASPERSPECTIVASDiscriminación al aire libre

Discriminación al aire libre

Publicado el

por Kayla A. Stukes

Como estudiante de maestría e investigadora forestal, puedo decir por experiencia propia que pasar tiempo en la naturaleza es uno de los aspectos más gratificantes del trabajo de campo ambiental. Aquellos de nosotros que trabajamos profesionalmente al aire libre no solo encontramos paz y alegría en lo que hacemos, sino que, en cierto modo, somos protectores de la Tierra. Desde biólogos de vida silvestre hasta silvicultores, trabajamos para proteger lo que amamos.

Sin embargo, como mujer negra, aprendí que el deber de conservar y proteger nuestro planeta no siempre es tan fácil para personas como yo como lo es para otras. A menudo, las personas de grupos raciales, religiosos y de género subrepresentados y otras comunidades marginadas no se sienten bienvenidas en espacios naturales, donde deberían sentirse seguras y en paz.

Esta marginación y exclusión es paralela a tendencias más amplias de discriminación en el lugar de trabajo. Una encuesta reciente realizada por la Sociedad para la Gestión de Recursos Humanos encontró que el 34 por ciento de los trabajadores negros en los Estados Unidos informaron haber sido tratados injustamente en su campo laboral durante el último año debido a su raza u origen étnico. En una encuesta de 2021, el 9 por ciento de los encuestados que se identificaron con la comunidad LGBTQ informaron que fueron despedidos o no elegidos para un trabajo debido a la discriminación. Un estudio publicado el año pasado en la revista de investigación sociológica Socius sugiere que el 27 por ciento de los trabajadores estadounidenses sufrieron discriminación en el lugar de trabajo debido a su afiliación religiosa.

En el relativo aislamiento del aire libre y en las comunidades desconocidas a las que los investigadores de campo suelen entrar en el curso de su trabajo, los peligros potenciales de este tipo de malos tratos pueden magnificarse. Como escribieron Amelia-Juliette Claire Demery y Monique Avery Pipkin de la Universidad de Cornell en un comentario de 2020 para la revista Nature Ecology & Evolution, la identidad de un trabajador de campo puede percibirse “como un marcador sesgado de peligro para la comunidad, poniéndolo en riesgo por parte de las autoridades y por comportamientos de vigilantes”. Este tipo de conflicto basado en prejuicios, escribieron, “puede amenazar la salud y seguridad física de un investigador, incluida su vida”.

Más en New York Diario:  Los juegos del hambre del sistema educativo

Eso no es solo una hipérbole vacía: el análisis de Cornell describe casos de científicos de campo no tradicionales que vieron símbolos de odio inscritos en sus sitios de investigación o cerca de ellos, experimentaron insultos discriminatorios e incluso recibieron llamadas de las autoridades, a veces con armas en la mano.

Para crear conciencia sobre estos problemas y reforzar los esfuerzos para combatirlos, los estudiantes de la Universidad Estatal de Carolina del Norte lanzaron el año pasado una organización sin fines de lucro llamada Field Inclusive. En noviembre, me uní a la organización como su primera pasante. Para mí el trabajo es personal. Yo misma experimenté desaires mientras trabajaba en el campo que me resultaba difícil ignorar: comentarios no tan halagadores sobre mi cabello, miradas extrañas a mis tatuajes culturales. Y durante mi tiempo con Field Inclusive, aprendí que no estoy sola.

Al igual que los investigadores de Cornell, recibimos muchos testimonios de investigadores de color sobre encuentros inquietantes que tuvieron en el campo. Una estudiante investigadora de posgrado de una minoría racial describió haber experimentado una posible discriminación mientras observaba el comportamiento del petirrojo americano en su sitio de campo, un vivero de árboles local en Urbana, Illinois. Un transeúnte llamó a la policía y denunció a su grupo por comportamiento sospechoso. Un oficial de policía llegó y procedió a interrogarla a ella y a sus compañeros mientras les pedía su identificación y los hizo esperar al costado de la carretera mientras los identificaba individualmente. Si bien dijo que no podía estar segura de que la llamada tuviera motivos raciales, el miedo que debió haber sentido durante este encuentro es nada menos que aterrador. Desafortunadamente, encuentros como este ocurren con más frecuencia de lo que se supone.

Más en New York Diario:  Perder el idioma español es perder parte de lo que soy

Es sólo uno de los muchos ejemplos de cómo los trabajadores de campo de grupos marginados se han sentido incómodos e inseguros en entornos exteriores desconocidos. Estos encuentros no sólo roban a las personas un tiempo precioso que podría haber sido utilizado para realizar el trabajo, sino que también pueden cobrar un precio emocional y psicológico.

Es casi seguro que el patrón de discriminación está relacionado con la falta de diversidad en este campo profesional. Según el sitio web de empleo Zippia, el 81 por ciento de los especialistas en recursos naturales (carreras que incluyen silvicultura, conservación y gestión de tierras) son blancos, y aproximadamente el 57 por ciento son hombres. Estas disparidades tienen profundas raíces históricas. Los trabajos en la gestión de recursos naturales a menudo estaban dominados por hombres blancos con experiencia en caza y actividades tísicas similares. Las personas de color carecían en gran medida de acceso a mentores, oportunidades laborales y experiencias positivas relacionadas con la naturaleza. De hecho, algunos de los parques nacionales del país permanecieron segregados hasta mediados del siglo XX.

Últimamente, el campo se volvió más inclusivo en la mayoría de los aspectos, pero aún queda un largo camino por recorrer. Nuestra esperanza es que Field Inclusive pueda hacer una pequeña parte para ayudarnos a lograrlo.

Nuestra organización tiene como objetivo apoyar y dar voz a personas de grupos marginados e históricamente excluidos que trabajan al aire libre en el campo de los recursos naturales. Organizamos seminarios web e invitamos a oradores que se identifican como miembros de comunidades marginadas para hablar sobre sus experiencias en el campo y los encuentros discriminatorios que han superado. Hemos utilizado las redes sociales para generar conciencia y construir una comunidad, invitando a otros a compartir sus propios testimonios. Y hemos promovido estrategias de mitigación de riesgos, como participar en trabajo de campo en grupos siempre que sea posible, o usar ropa afiliada a la universidad o institución de investigación patrocinadora mientras se está en el campo.

Más en New York Diario:  No deberíamos sentir que la policía es una amenaza

En última instancia, queremos abogar por mejoras tangibles y viables que hagan de la investigación de campo una actividad más justa, equitativa, diversa e inclusiva. Un paso integral es asegurarse de que la gente sepa que estas prácticas discriminatorias existen.

En definitiva, todos llamamos hogar a este planeta. Todos podemos ser sus protectores. Todos deberíamos enorgullecernos de protegerlo juntos. Y el deber de proteger nuestra hermosa casa debe ser una experiencia acogedora para todos.

Fuente: Undark/ Traducción: Sarah Díaz-Segan

Autor

Últimos artículos

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...

La próxima pandemia

por Ron Barrett  La última pandemia fue mala, pero Covid-19 es sólo una de las...

La ropa como reliquia del mundo moderno

por Eve Andrews La ropa, en nuestros turbulentos tiempos modernos, se considera algo bastante trivial....

Cuando suben las aguas subterráneas

por Shellie Habel Cuando la gente piensa en la elevación del nivel del mar, muchos...

Vagabundos de este asombroso universo

por Sarah Scoles El laboratorio de Lisa Kaltenegger tiene un poco más de color que...

Paul Auster: un escritor neoyorquino

por Lucyl Harrison Paul Auster, que murió esta semana a la edad de 77 años,...

Fuerzas policiales en campus universitarios: lo que debes saber

por John J. Sloan III El 30 de abril de 2024 culminó un enfrentamiento de...

La precaria vida en los sótanos de Nueva York

por Haidee Chu La gobernadora Kathy Hochul tiene un plan para poner en orden los...

Qué significa el búho Flaco para Nueva York

por Arjun Guneratne Hubo una gran tristeza en la ciudad de Nueva York desde que...

Los guantes de boxeo de Joey Ramone

por Mara Taylor Me gustaba mucho el mural de Joey Ramone con guantes de boxeo....

Desamparo en Nueva York

por Jake Pearson En toda la ciudad de Nueva York, cientos de personas vulnerables han...

Los textiles de Andy Warhol

por Mark Parker Las telas estampadas creadas por Andy Warhol durante las décadas de 1950...

La ruta del cambio climático

por Courtney Cecale En la década de 1980 el glaciar Pastoruri, en Perú, era uno...

Sigue leyendo

Estamos reportando un genocidio con emojis, ¿qué dice eso sobre el periodismo?

por Anna Lekas Miller Si recibes alguna de tus noticias en las redes sociales, probablemente...

La enfermedad de la nostalgia

por Agnes Arnold-Foster La nostalgia tiene algo de mala reputación, particularmente por su reciente influencia...

La integración médica de la salud bucal

por Lola Butcher Los dientes del paciente parecían estar bien cuidados, pero al dentista James...