HomeENTORNOARQUITECTURACompras navideñas en Nueva York

Compras navideñas en Nueva York

Publicado el

por Farzam Sepanta

La temporada navideña está aquí, y algunos pueden planear ir de compras por las calles principales locales, los distritos populares de la ciudad, los centros comerciales o disfrutar del tiempo con amigos y familiares en los restaurantes.

Si planean un viaje a Nueva York o Toronto para estas fiestas, es posible que tengan lugares como la Quinta Avenida o Yorkville en sus listas de destinos.

Pero, ¿qué diferencia a unas tiendas de otras? ¿Qué hace que la Quinta Avenida o Yorkville sean diferentes de otras calles?

La forma en que percibimos el entorno que nos rodea depende de cómo nos acercamos y exploramos los lugares, nuestra percepción del tiempo que dedicamos a hacerlo y muchos otros componentes de cómo se diseña un espacio.

¿Realmente disfrutamos de las compras?

Además de encontrar nuestras marcas preferidas en ciertas tiendas, o a lo largo de estas importantes calles comerciales, muchos de nosotros disfrutamos paseando por esas calles o en nuestros centros comerciales locales.

Después de todo, el concepto de terapia de compras surgió en la década de 1980 y se centró en obtener buenos sentimientos y vibraciones positivas al comprar en una ubicación preferida.

Centros comerciales enteros se construyeron como destinos impresionantes o para sentirse bien, estemos o no de acuerdo en que ir de compras en sí mismo sea algo que realmente disfrutamos. ¿Es la compra de mercancía lo que nos hace sentir bien o es más el ambiente del lugar que estamos visitando?

Componentes de un espacio

En su libro Questions of Perception, el arquitecto Steven Holl, asentado en Nueva York, analiza cómo percibimos nuestro entorno al acercarnos y caminar en un espacio (también conocido como circulación) y los componentes de ese espacio.

Más en New York Diario:  Casas pequeñas: de revolución minimalista a estética de Instagram

Según Holl, capturamos un marco del espacio que estamos experimentando con cada paso. Pero nuestra experiencia depende de muchos componentes diferentes, incluyendo las luces, los colores, las texturas, los detalles, la vegetación e incluso las personas que nos rodean. Todos estos componentes se fusionan en un solo marco que forma nuestra experiencia de un espacio.

Colores, luz y sonido

La evidencia científica muestra que los diferentes colores tienen diferentes impactos en nuestro estado de ánimo. Por ejemplo, el color rojo puede aumentar el apetito en un restaurante; es probable que por eso tantos asientos en los restaurantes de comida rápida sean de colores cálidos.

Del mismo modo, el verde puede hacernos sentir tranquilos y seguros; esa es la razón detrás de usarlo en la clínica local de atención médica.

Pero los colores por sí solos no harán el trabajo: la luz es un componente importante en nuestro entorno construido. El diseño de iluminación contribuye significativamente a cómo percibimos nuestros entornos.

Muchos restaurantes, por ejemplo, usan iluminación para crear una atmósfera en cada mesa y pueden combinarla con velas para una experiencia elevada. Las bibliotecas, por otro lado, brindan niveles de iluminación suficientes a los escritorios para que las personas puedan leer con facilidad.

Sonidos ambientales de calles y centros comerciales

El sonido es otro colaborador importante en nuestra percepción. El sonido de la lluvia puede intensificar un paseo romántico por el río. Del mismo modo, es posible que reconozcan algunas calles por el sonido ambiental. Todos experimentamos este sonido ambiental en nuestros centros comerciales locales.

Elias Andres-Jose

También podemos experimentar un espacio en particular a través de un olor específico. Todos tenemos la experiencia común de oler un perfume que nos recuerda a alguien.

Más en New York Diario:  Desempacando su biblioteca

Todos estos componentes del espacio se utilizan en distritos comerciales o centros comerciales para brindar a los visitantes una experiencia única. Todo está destinado a brindar a los visitantes una vibra positiva que los hará regresar y gastar tiempo y dinero.

Detalles y materiales

Los detalles son un elemento esencial en la arquitectura hasta el punto de que algunas marcas son conocidas simplemente por la arquitectura única de sus tiendas minoristas. Un cartel dorado sobre fondo negro o una luz lineal dorada en medio de una tonalidad ambiental oscura son detalles que pueden contribuir a los ambientes circundantes.

Estos detalles pueden expandirse a nuestros centros comerciales y distritos comerciales para incluir zonas verdes y fuentes de agua ornamentales, por ejemplo. Los materiales son otro componente vital de nuestro entorno construido.

Sentarse en una silla de madera se siente diferente a sentarse en una silla de metal. De manera similar, percibimos nuestros entornos en función de los materiales que se utilizan para crear un espacio.

Percepción del tiempo

El pasado y el futuro son dos conceptos en nuestra mente. El presente es la realidad que experimentamos continuamente como una serie de fotogramas únicos a través de nuestros sentidos. Para una mejor comprensión, piensen en una película que percibimos a través de nuestros siete sentidos.

Técnicamente, la duración es el reconocimiento de cambios en esa serie de fotogramas únicos. La duración es cómo experimentamos más de un cuadro.

Por ejemplo, si caminamos por una calle larga y recta, la tarea de caminar puede volverse ardua, lo que resulta en pensar por qué se tarda tanto en llegar al destino.

Más en New York Diario:  En todo el cuerpo docente de Nueva York sólo hay un 4% de varones negros

Por el contrario, cuando navegamos por diferentes tiendas minoristas, cafeterías, etc. en un mercado o centro comercial local, hay marcos que cambian constantemente. Es por eso que nos encontramos comprando durante horas en un centro comercial sin sentirnos cansados, y por eso caminar durante veinte minutos por una calle larga y recta se siente demasiado largo.

Cuando se estimulan más sentidos para percibir nuestro entorno, nuestra experiencia se eleva, lo que da como resultado diferentes percepciones del tiempo.

Ahora sabemos por qué, a veces, caminar en una calle poco interesante durante treinta minutos puede parecernos arduo, pero dar vueltas y comprar durante cinco horas en nuestro centro comercial local o en una calle bulliciosa es divertido.

Los detalles, los materiales, la luz y todos los demás componentes de nuestro entorno construido impactan nuestras experiencias de los espacios que nos rodean. Estos, a su vez, afectan nuestra percepción del tiempo y la duración.

Entonces, la próxima vez, ya sea que estén planeando visitar el centro comercial local o una nueva ciudad, pueden identificar qué componentes impactan más su percepción en nuestro entorno construido. Esto puede ayudarles a decidir si desean volver a visitar una ubicación específica la próxima vez.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Mara Taylor

Últimos artículos

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...

Comer, dormir y sobrevivir en refugios de Nueva York

por Seth Freed Wessler A pesar de la sirena a todo volumen del teléfono de...

Arqueología del eclipse

por Aline Lara Galicia Hoy millones de personas observarán un eclipse de Sol, principalmente en...

El terremoto de Nueva York

por Tara Valencia  El viernes 5 de abril de 2024, a las 10:23 am, Nueva...

Todo lo que tienes que saber sobre el mayor terremoto en Nueva York en 140 años

por Rachel Holliday Smith y John Homenuk La línea del horizonte se balanceaba un poco,...

El derecho a las armas

por Morwari Zafar El año pasado, Estados Unidos fue testigo de más de 650 tiroteos...

Malas prácticas periodísticas sobre el cambio climático

por Dennis Meredith Cuando los periodistas científicos escriben sobre un avance de una investigación, a...

¿De dónde viene la idea de la resurrección de Jesús?

por Aaron Gale En Pascua, los cristianos de todo el mundo se centran en dos...

Tatuarse en Nueva York fue ilegal hasta 1997

por Jennifer Nalewicki En 1961 se volvió oficialmente ilegal hacerle un tatuaje a alguien en...

Esperando el eclipse total

por Christopher Palma El 8 de abril de 2024, millones de personas en todo Estados...

El museo viviente de Nueva York

por Haidee Chu No hay mucho fuera del Edificio 75 del Centro Psiquiátrico Creedmoor que...

La conquista publicitaria

por Alina Klingsmen Lo más impresionante de los trabajos de Emile Durkheim, que ya cuentan...

Los dioses callejeros de Martin Scorsese

por Anthony Smith Una imagen del set de la última película de Martin Scorsese, Killers...

Sigue leyendo

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...