HomeCULTURASARTELa voz de los silenciados: Jamie Reid (1947-2023)

La voz de los silenciados: Jamie Reid (1947-2023)

Publicado el

por Richard Hudson-Miles  

La muerte del diseñador gráfico y activista Jamie Reid a principios de este mes fue una gran pérdida tanto para la comunidad del diseño como para la izquierda política. Hasta su muerte, Reid realizó obras incendiarias que atacaban incesantemente el statu quo político.

Al anunciar su fallecimiento, su familia y el galerista James Marchant emitieron un comunicado conjunto describiéndolo como “artista, iconoclasta, anarquista, punk, hippie, rebelde y romántico”. Este elogio funciona como una abreviatura del lenguaje de diseño anarco-punk que utilizó como arma a lo largo de su carrera.

Para la mayoría de la gente, el legado de Reid probablemente serán los carteles y las portadas de LP que diseñó para Sex Pistols. Este trabajo ahora es sinónimo de punk y ha sido imitado hasta el punto de cliché.

Su ubicuidad diluyó su potencia. Sin embargo, para sus contemporáneos, el estilo de cortar y pegar de Reid fue inmediatamente reconocible como un cariñoso homenaje a las técnicas de producción DIY de los fanzines punk. Este arte nació de la necesidad de dar voz a los silenciados en la década de 1970 en Gran Bretaña y más allá. En su muerte, es importante recordar la amplitud y el poder del trabajo de Reid.

Estética punk

“God Save the Queen”, el sencillo de Sex Pistols de 1977, fue una respuesta al himno nacional. La obra de arte de Reid para el sencillo fue diseñada deliberadamente para intervenir dentro de la agitación nacionalista que rodeó el jubileo de plata de la reina en el mismo año.

Su portada para el lanzamiento del sencillo parecía un sello postal desfigurado o una taza conmemorativa. Representaba a la Reina con los ojos y la boca oscurecidos por el nombre de la banda y el título de la canción.

Reid utilizó un estilo tipográfico de collage que se parecía al tipo utilizado por terroristas y secuestradores en las cartas de rescate. Esto agregó un trasfondo amenazante de regicidio e insurgencia a la imagen. Entonces, como ahora, es ilegal desfigurar los billetes o amenazar con traición. El diseño de Reid hizo ambas cosas.

Más en New York Diario:  No lo arregles si no está roto

Este estilo sigue la tradición de las revistas punk, que se reproducían en las fotocopiadoras de las oficinas de aquellos que tenían la suerte de tener un trabajo en la década de 1970, en la Gran Bretaña devastada por la depresión. La tipografía irregular y el acabado monocromático granulado de las revistas era un desafiante contraataque al pulido estilo corporativo de los principales medios de comunicación.

Como en la obra del artista pop Andy Warhol, el retrato de la Reina se reproduce a partir de una imagen de periódico. Sin embargo, el trabajo de Reid es mucho más subversivo y siniestro que el desapego frío del arte pop.

En la década de 1970, los periódicos usaban gruesas pancartas negras en las fotografías como una forma primitiva, y en gran medida ineficaz, de ocultar la identidad de los presuntos delincuentes y de aquellos atrapados en la red de escándalos sexuales de celebridades de mala calidad. El uso que hace Reid de este dispositivo visual, que simbólicamente arrastró a una monarca supuestamente ordenada celestialmente a la cuneta del periodismo sensacionalista, es una sátira deliciosa.

Guerra de guerrillas simbólica

Para el teórico subcultural Dick Hebdige, el punk era una forma de “guerra de guerrillas” simbólica. Lo que quiso decir es que los punks lucharon con palabras e imágenes, en lugar de balas y bombas. El poder del punk residía en la forma en que reutilizaba, distorsionaba e incluso profanaba objetos e imágenes cotidianos con un lenguaje subcultural monstruoso y de oposición.

Al igual que las tácticas de las milicias callejeras anarquistas, que a menudo empleaban la acción directa y el sabotaje, las políticas visuales del punk eran ad-hoc y oportunistas. Parafraseando a Hebdige, ambos utilizaron todos los materiales crudos disponibles para hacer el trabajo.

Más en New York Diario:  El diner solitario del edificio Flatiron

Con pocos ingresos disponibles, los punks robaron cadenas de baño, imperdibles y hojas de afeitar y las usaron como joyas grotescas. Al igual que los collages anárquicos de Reid, este estilo falso y rebelde criticaba simultáneamente el consumismo y las convenciones sociales predominantes de belleza y gusto.

Más allá del punk, el verdadero legado de Reid es toda una vida de activismo artístico y político.

Uno de sus primeros proyectos fue una publicación clandestina llamada Suburban Press (1971). Esto fue influenciado tanto por el anarquismo como por la organización de vanguardia revolucionaria francesa La Internacional Situacionista. Suburban Press también imprimió material para las Panteras Negras y las organizaciones de derechos de los presos.

En repetidas ocasiones, Reid se alineó con los socialmente marginados. Por lo general, en una lucha colectiva contra el sistema político. Esto es evidente en las obras de arte repetidas que denuncian la legislación represiva del Partido Conservador.

En solidaridad con la campaña del cantante Boy George contra la legislación contra la homosexualidad, la Cláusula 28 de 1988, Reid representó al cantante de género fluido como un querubín renacentista del amor sagrado.

También produjo un cartel en apoyo del movimiento Red Wedge del Reino Unido. Esta fue una campaña entre músicos y activistas para convertir a la gente hacia la política socialista.

La imagen de Reid mostraba a la entonces primera ministra Margaret Thatcher como un demonio malévolo que arrojaba una sombra oscura sobre Gran Bretaña. Tanto Red Wedge como la imagen de Reid hacen referencia a un famoso cartel revolucionario del artista constructivista ruso El Lissitsky llamado “Beat the Whites with the Red Wedge” (1919). Esto simboliza la Revolución Rusa de 1917, un triángulo rojo que fragmenta el antiguo orden. Por el contrario, la cuña negra representada en la imagen de Reid es un vacío thatcheriano que absorbe la vida de la nación.

Más en New York Diario:  Subversión artística en las tiendas de segunda mano
Marius W. Hansen

En sus obras satíricas recientes sobre la Gran Bretaña posterior al Brexit, se podía ver cómo sus collages anárquicos canalizaban el espíritu vanguardista del dadaísmo. Este fue un movimiento de entreguerras, que hizo artes visuales y actuaciones que protestaban contra la locura de la guerra y la sociedad capitalista. Artistas dadaístas como Hannah Höch y Raoul Hausmann fueron pioneros en técnicas de fotomontaje y collage, una influencia obvia en Reid.

Reid también fue un ecologista apasionado. Hizo campaña contra el estado y el Patrimonio Inglés en nombre de los grupos druídicos que exigían el acceso a Stonehenge en el solsticio. Más recientemente, apoyó a los activistas climáticos Extinction Rebellion.

Como entendió Jamie Reid, el anarquismo defiende las libertades individuales contra todas las formas de tiranía. Tomando prestadas las palabras del filósofo francés Michel Foucault, diría que la obra de Reid representa el “arte de vivir, en contra de todas las formas de fascismo”. Este sería un epitafio apropiado, especialmente colocado sobre su tumba con tipografía de nota de rescate.

Fuente: The Conversation/ Traducción: Mara Taylor

Últimos artículos

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...

Comer, dormir y sobrevivir en refugios de Nueva York

por Seth Freed Wessler A pesar de la sirena a todo volumen del teléfono de...

Arqueología del eclipse

por Aline Lara Galicia Hoy millones de personas observarán un eclipse de Sol, principalmente en...

El terremoto de Nueva York

por Tara Valencia  El viernes 5 de abril de 2024, a las 10:23 am, Nueva...

Todo lo que tienes que saber sobre el mayor terremoto en Nueva York en 140 años

por Rachel Holliday Smith y John Homenuk La línea del horizonte se balanceaba un poco,...

El derecho a las armas

por Morwari Zafar El año pasado, Estados Unidos fue testigo de más de 650 tiroteos...

Malas prácticas periodísticas sobre el cambio climático

por Dennis Meredith Cuando los periodistas científicos escriben sobre un avance de una investigación, a...

¿De dónde viene la idea de la resurrección de Jesús?

por Aaron Gale En Pascua, los cristianos de todo el mundo se centran en dos...

Tatuarse en Nueva York fue ilegal hasta 1997

por Jennifer Nalewicki En 1961 se volvió oficialmente ilegal hacerle un tatuaje a alguien en...

Esperando el eclipse total

por Christopher Palma El 8 de abril de 2024, millones de personas en todo Estados...

El museo viviente de Nueva York

por Haidee Chu No hay mucho fuera del Edificio 75 del Centro Psiquiátrico Creedmoor que...

La conquista publicitaria

por Alina Klingsmen Lo más impresionante de los trabajos de Emile Durkheim, que ya cuentan...

Los dioses callejeros de Martin Scorsese

por Anthony Smith Una imagen del set de la última película de Martin Scorsese, Killers...

Sigue leyendo

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...