HomeENTORNOAMBIENTEYa es posible el compostaje humano en Nueva York (pero es muy...

Ya es posible el compostaje humano en Nueva York (pero es muy caro)

Publicado el

por Samantha Maldonado

Las cáscaras de huevo, los corazones de manzana y el césped cortado no son las únicas cosas que se pueden compostar; también los cuerpos humanos pueden compostarse.

Cuando la gobernadora Kathy Hochul firmó un proyecto de ley en diciembre que legalizaba el compostaje humano, Nueva York se convirtió en el sexto estado en permitirlo como una opción, junto con el entierro y la cremación tradicionales, para lo que se llama “cuidado de la muerte”.

El compostaje humano puede eventualmente ofrecer una solución ecológica sobre qué hacer con los cuerpos de las personas después de su muerte, especialmente en la ciudad de Nueva York, donde el espacio para los entierros es escaso. Pero está muy lejos de estar realmente disponible en Nueva York.

Primero, los funcionarios deben elaborar los detalles regulatorios, y los directores de cementerios y funerarias deberán adquirir materiales y preparar las instalaciones para el proceso, si desean ofrecerlo.

La División de Cementerios, que forma parte del Departamento de Estado de Nueva York, junto con el Departamento de Salud y el Departamento de Conservación Ambiental están trabajando para elaborar reglas que rijan el proceso, conocido oficialmente como reducción orgánica natural. El proyecto de reglamento debe presentarse antes del 28 de junio.

Hochul ya incluyó instrucciones en el presupuesto de abril que establece qué entidades pueden ofrecer el servicio y cómo deben tratar los restos compostados.

Nueva York se une a un puñado de estados donde se permite el compostaje humano. Oregón, California y Vermont legalizaron la práctica el año pasado, pero aún no está sucediendo allí. Solo Washington y Colorado tienen instalaciones que ofrecen el servicio, atrayendo a deudos que gastan miles de dólares para traer los cuerpos de sus seres queridos desde otros estados y asegurarse de que se transformen en un suelo rico en nutrientes.

Courtney Vick fue una de ellas. Escuchó por primera vez sobre el compostaje humano cuando su pareja durante ocho años, Greg Fischer, le mostró un video online que explicaba de qué se trataba. Vivían en Phoenix, pero el proceso acababa de ser legalizado en su estado natal de Oregón.

“Él dijo: ‘Es algo así como ser asado de pollo. Entras en esta cápsula alienígena, te cubren con materia orgánica’”, dijo Vick, de 41 años, recordando lo que dijo Fischer.

Dada su tonta irreverencia y la típica preocupación del Noroeste del Pacífico por el medio ambiente, tenía sentido que estuviera intrigado, dijo Vick.

Meses después, en mayo del año pasado, Fischer tuvo un ataque cardíaco letal inesperado a los 51 años. A pesar de la conmoción, Vick sabía qué hacer: con la ayuda de una funeraria con sede en Arizona, envió su cuerpo a una instalación en Seattle, gestionada por la empresa Recompose, para ser compostado.

Más en New York Diario:  Viejas represas y cambio climático

“Le encantó esta idea cuando se enteró, por lo que se sintió bien honrar algo que le hubiera gustado. Era una especie de persona diferente y vanguardista”, dijo Vick.

Adecuado para compartir

Hace aproximadamente una década, para su tesis de posgrado en arquitectura en la UMass Amherst, la propietaria de Recompose, Katrina Spade, concibió una instalación de compostaje humano ubicada en la ciudad de Nueva York.

Le fascinaba el entierro natural, un proceso en el que un cuerpo se coloca directamente en el suelo o se entierra dentro de un ataúd biodegradable. La naturaleza toma el control y el cuerpo se degrada. Evita el uso de fluidos de embalsamamiento tóxicos que pueden filtrarse en el suelo y contaminar las aguas subterráneas, así como materiales cuya producción es intensiva en carbono, como el hormigón que recubre las tumbas para evitar que el suelo se derrumbe.

Pero cualquier tipo de entierro requiere un amplio terreno.

“Por esa razón, no puede servir a los miles de millones de personas que viven en nuestros centros urbanos, por lo que mi pregunta sobre el compostaje fue, ¿podría ser esta la solución urbana para el mismo problema?”, dijo Spade. “¿Será esto como una forma de volver a la tierra, en nuestras ciudades?”

Gabriel Jiménez

El compostaje humano se lleva a cabo en un contenedor. El cuerpo se coloca en un recipiente con virutas de madera, alfalfa y paja y se deja durante 30 a 40 días, después de lo cual todo lo que no sea orgánico, como una cadera de titanio, se retira para su reciclaje. Se sacan los huesos para pulverizarlos y luego se reincorporan a la mezcla. Todo cura durante otras dos a cuatro semanas. El proceso, utilizando el método de Spade, toma alrededor de dos meses de principio a fin.

Ella dijo que no hay olor pútrido a descomposición y que el sistema de aireación filtra el aire antes de que salga de las instalaciones.

Al final, los miembros de la familia pueden recoger todo lo que quieran del abono resultante, que es suficiente para llenar la cama de un camión y, a excepción de algunos trozos de cabello y huesos, es casi indistinguible del que se hace con restos de vegetales.

Vick viajó a Seattle con miembros de la familia de Fischer para recoger la tierra en la que se había convertido el cuerpo de su pareja. Le preocupaba que el abono saliera volando de la plataforma del camión si se rompía la lona que lo cubría, pero un amigo bromeó que sería como la escena de una de las películas favoritas de Fischer, El gran Lebowski. En esta película, un personaje interpretado por John Goodman vierte cenizas cremadas de un bote de café Folgers por un acantilado, pero el viento las arroja a la cara de un personaje interpretado por Jeff Bridges.

Más en New York Diario:  ¿Y si convertimos las oficinas vacías en granjas urbanas?

Ahora Vick guarda algunos de los restos compostados de Fischer en una lata de Folgers sobre su repisa, como homenaje a la película que ambos amaban. Ella planea usar más en su patio trasero y llevarse algo con ella para esparcirlo en futuros viajes. Su hermano colocó un poco de abono en la casa de su infancia y plantará un árbol en el patio de su madre nutrido con el material. El obituario de Fischer instruyó a las personas a “BYOB (traiga su propio balde)” para recoger el compost.

“Toneladas de personas han tomado pequeños pedazos de él, por lo que unió a las personas para hacer cosas divertidas con su cuerpo de una manera que el entierro y la cremación no pueden”, dijo Vick. “Tengo un amigo que lo puso en su casa en un árbol de dinero. El dinero no tenía mucho significado para él, pero le encantaban los juegos de palabras, así que el hecho de que sea una planta de interior del árbol del dinero me hace sonreír”.

El costo del compostaje

Vick pagó $8700 por el servicio de Recompose y por enviar el cuerpo de Fischer a las instalaciones. Ella dijo que era aproximadamente el doble de caro que la cremación pero aproximadamente la mitad del precio del entierro, según su investigación.

Ese costo es prohibitivo para el puñado de familias que le han preguntado sobre el compostaje de un ser querido fallecido, según Erica Hill, propietaria de la funeraria Sparrow en Greenpoint, Brooklyn. Sparrow puede hacer arreglos para el compostaje fuera del estado, donde esté disponible.

“En este momento no es tan factible para muchas familias en Nueva York. Todos terminaron optando por no hacer eso, y todos optaron por la cremación en su lugar”, dijo Hill. Ella piensa que una vez que el servicio se ofrezca localmente, reduciendo el costo de los vuelos, más personas podrán aprovecharlo.

“Creo que una vez que esté disponible aquí en Nueva York, habrá mucha gente interesada”, dijo Hill. “Estoy totalmente emocionada por eso. Creo que es asombroso, y creo que cuanto más podamos incorporar prácticas ecológicas en cada parte de nuestras vidas, mejor será para el planeta”.

Eso es cierto para Virgil Wong, un artista y tecnólogo de salud digital que vive en East Village. Quiere que su muerte sea consistente con los ideales con los que trata de vivir: “No hacer daño y tal vez hacer algo bueno”, dijo Wong. Por esa razón, no está interesado en ser enterrado o incinerado cuando muera.

Más en New York Diario:  Salgamos a buscar insectos en el jardín

“Estaba reciclando en la escuela secundaria en los años 90, por lo que la idea de dejar esos desechos me parece un anatema”, dijo. “Si estamos dejando atrás esta forma, la idea de que no tenga un impacto nocivo en el medio ambiente me parece algo bueno”.

Wong, de 49 años, comenzó a presupuestar su cuidado de la muerte, calculando que gastará alrededor de $10.000, también teniendo en cuenta el costo de envío de su cuerpo.

Invertir en un nuevo negocio

El gasto no es solo una preocupación para las familias interesadas en dedicarse al compostaje. También es una barrera para los cementerios y las funerarias, que necesitan invertir en equipos de compostaje y tener espacio para ello, lo que puede requerir una renovación o la construcción de una instalación.

El jefe de un crematorio en Queens que no quiso ser identificado dijo que estaría interesado en ofrecer compostaje humano, pero no tiene la sala.

Joseph Lucchese, presidente de una funeraria del mismo nombre en El Bronx, dijo que le gustaría ofrecer compostaje humano, pero quedan demasiadas preguntas sin respuesta sobre la practicidad y la demanda para estar seguro.

“Debido a que es nuevo aquí, no creo que nadie sepa lo que necesitan en cuanto a equipo, lo que necesitan en cuanto al almacenamiento y manejo del cuerpo”, dijo Lucchese. “¿Están los cementerios y las funerarias dispuestos a invertir lo que cueste en el equipo para un servicio que podrían usar rara vez, si es que alguna vez lo usan?”

Su funeraria comenzó a ofrecer entierros naturales hace unos seis o siete años, con entierros en Riverview Natural Burial Grounds de Nueva York, una parte del cementerio Sleepy Hollow en el valle de Hudson.

Ese cementerio no tiene planes de ofrecer compost humano, ni nadie ha preguntado al respecto, según Cristina Orban-La Salle, directora de servicios para visitantes y ventas de Sleepy Hollow.

Por ahora, el compostaje de restos humanos solo está disponible en el Oeste. Y la adopción de la técnica en Nueva York se basará en procesos en otros lugares, según Lewis Polishook, director de la División de Cementerios del Departamento de Estado de Nueva York, quien viajó a Seattle en marzo para visitar tres instalaciones de compostaje.

Si bien el compostaje humano aún tiene que despegar ampliamente, Vick dijo que espera que lo haga, y también planea convertirse en compost cuando muera. Interactuar y compartir el ser físico de Fischer como abono ayudó a su duelo, dijo.

“En lugar de ser ceniza, que no tiene valor, es un abono rico en nutrientes y puede ayudar a que algo más crezca”, dijo Vick. “Todavía está aquí, solo que en una forma diferente”.

Fuente: The City/ Traducción: Mara Taylor

Últimos artículos

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...

Comer, dormir y sobrevivir en refugios de Nueva York

por Seth Freed Wessler A pesar de la sirena a todo volumen del teléfono de...

Arqueología del eclipse

por Aline Lara Galicia Hoy millones de personas observarán un eclipse de Sol, principalmente en...

El terremoto de Nueva York

por Tara Valencia  El viernes 5 de abril de 2024, a las 10:23 am, Nueva...

Todo lo que tienes que saber sobre el mayor terremoto en Nueva York en 140 años

por Rachel Holliday Smith y John Homenuk La línea del horizonte se balanceaba un poco,...

El derecho a las armas

por Morwari Zafar El año pasado, Estados Unidos fue testigo de más de 650 tiroteos...

Malas prácticas periodísticas sobre el cambio climático

por Dennis Meredith Cuando los periodistas científicos escriben sobre un avance de una investigación, a...

¿De dónde viene la idea de la resurrección de Jesús?

por Aaron Gale En Pascua, los cristianos de todo el mundo se centran en dos...

Tatuarse en Nueva York fue ilegal hasta 1997

por Jennifer Nalewicki En 1961 se volvió oficialmente ilegal hacerle un tatuaje a alguien en...

Esperando el eclipse total

por Christopher Palma El 8 de abril de 2024, millones de personas en todo Estados...

El museo viviente de Nueva York

por Haidee Chu No hay mucho fuera del Edificio 75 del Centro Psiquiátrico Creedmoor que...

La conquista publicitaria

por Alina Klingsmen Lo más impresionante de los trabajos de Emile Durkheim, que ya cuentan...

Los dioses callejeros de Martin Scorsese

por Anthony Smith Una imagen del set de la última película de Martin Scorsese, Killers...

Sigue leyendo

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...