HomeMIRADASÑUYORKLa mejor manzana de Nueva York

La mejor manzana de Nueva York

Publicado el

por Walker Harrison

La casa en la que crecí estaba tan cerca de mi escuela secundaria que, si asomaba la cabeza por la ventana del baño en el último piso, podía ver a mis compañeros correteando por el patio durante sus clases de educación física. En ocasiones, soñaba despierto con cuánto tiempo podría ahorrar si de alguna manera pudiera tender una tirolesa entre los dos puntos finales y deslizarme hasta el campus todas las mañanas.

No es que mi viaje de tres minutos fuera en absoluto inmanejable. Como nuestra casa y la escuela ocupaban la misma manzana de Brooklyn, podía pasar del desayuno a Biología simplemente trazando el perímetro de nuestro rectángulo compartido, sin necesidad de cruces peatonales. Este nivel de autocontención me reconfortó: me gustaba saber que si todas las calles circundantes se hundieran espontáneamente hasta el centro de la tierra, separando cada cuadra en su propia isla, entonces aún podría ir a la escuela todos los días e incluso recoger un croissant de Ozzie’s en el camino.

He llevado este aprecio por la proximidad hasta mi edad adulta, durante la cual he vivido en varios apartamentos en varios vecindarios de Manhattan. Hay algo extra satisfactorio en poder conseguir un café, una cerveza, un rollo de papel higiénico sin desviarse de tu manzana de origen. Entonces me pregunté: ¿qué manzana de la ciudad de Nueva York tiene más recursos? Si quisieras aprovechar al máximo la vida sin tener que cruzar la calle, ¿dónde deberías vivir? En una ciudad más o menos desprovista de centros comerciales tradicionales, ¿podemos recrear uno en conjunto en una sola cuadra?

Para responder a esta pregunta, primero debemos dividir la ciudad en manzanas creadas por su patrón de cuadrícula característico. Para hacerlo, tomamos un archivo de forma de las calles de la ciudad de Nueva York (obtenido de NY.gov) y eliminamos esa área de un archivo de forma más grande de los cinco distritos (obtenido de NYC OpenData). Es como si las calles fueran un cortador de galletas gigante que usamos para extraer galletas individuales del terreno de la ciudad.

Más en New York Diario:  Desempacando su biblioteca

A continuación, debemos enumerar y ubicar tantos negocios de la ciudad (restaurantes, bares, supermercados, gimnasios, lavanderías, etc.) como podamos. Afortunadamente, la gente de Open Street Maps proporciona su API Overpass, que, dado un cuadro delimitador geográfico, te dirá exactamente lo que pueden encontrar dentro de él, hasta bancos de parque y portabicicletas (cabe señalar que parece que faltan algunas ubicaciones en este conjunto de datos, especialmente a medida que se alejan más de Manhattan; si bien pude verificar la precisión del mapa en regiones cercanas a mi apartamento del Upper East Side, no pude encontrar algunas de mis lugares para almorzar cerca de mi oficina en el Bronx).

Aquí es donde el análisis desemboca en una subjetividad inevitable. ¿Cómo definimos una función de utilidad para calificar los recursos disponibles en cada manzana de la ciudad? En lo que a mí respecta, un Chipotle, un Dunkin’, dos bares, una lavandería y un gimnasio serían más que suficientes (si no lo sabes, soy un hombre de cultura). Pero a mi mamá probablemente le gustaría tener un estudio de yoga, un restaurante de sushi y una floristería. Y más allá de las preferencias, está la cuestión de la saturación: ¿en qué punto el valor marginal de otro restaurante es eclipsado por algo menos interesante, como una oficina de correos?

Foto: David Vives.

Entendiendo que no puedo complacer a todos (o tal vez incluso a nadie), asigné puntos para cada categoría. Las manzanas acumulan puntos por ubicación para cada instancia de una categoría particular, pero también tienen un límite máximo de puntos en esa categoría, de modo que, por ejemplo, siete restaurantes no tendrían más valor que seis. Las filas más importantes son las de alta frecuencia, como cafeterías, bares y supermercados, pero en aras de la minuciosidad evalué la utilidad de hasta la última categoría disponible. Sí, creo que un “club swinger” vale un punto (y probablemente más, para ser honesto).

Más en New York Diario:  Las raíces de una comunidad

Entonces, ahora que tenemos un mapa y un sistema de puntuación, ¿qué manzanas brindan mayor comodidad a sus habitantes? Si limitas tu búsqueda a áreas de menos de 200.000 pies cuadrados, para evitar respuestas inútiles como el aeropuerto de LaGuardia, dos manzanas de Manhattan superan los cincuenta puntos y ocupan nuestros primeros lugares. En segundo lugar se encuentra la cuadra entre las calles 32 y 33 y las avenidas 5 y Broadway en el barrio Koreatown de Manhattan. Esta manzana tiene más de una docena de opciones de comida – muchas de ellas barbacoa coreana – y también cafeterías, tiendas de conveniencia, cuatro bares, tanto Walgreens como CVS, un banco, una librería y una sala de masajes. El segmento a lo largo de la calle 32 está tan lleno de tiendas y restaurantes que a menudo se lo conoce como el corazón de Koreatown e incluso se le ha apodado “Korea Way”.

Sin embargo, Koreatown es más una zona comercial que residencial, por lo que es más difícil imaginar vivir encima de esta zona de negocios. Más intrigante es el primer lugar ubicado en East Village, un vecindario rebosante de tanta cultura que los jóvenes neoyorquinos están dispuestos a alojarse en apartamentos pequeños, costosos y de formas extrañas solo para experimentarlo. Esta cuadra está rodeada por las calles 9 y 10, y por la Primera y la Segunda avenidas, y también tiene muchas opciones para comer, pero también una tienda de comestibles, un salón de uñas, una lavandería, un dentista, una óptica e incluso una carnicería.

¿Son conscientes los habitantes de esta manzana de que residen en lo que posiblemente sea el punto máximo de comodidad de la ciudad de Nueva York? Para responder a esa pregunta, tuve que realizar algún trabajo de campo, una tarea poco común para un bloguero sedentario. Entonces, una fría noche de lunes de enero, me paré en la calle 10 y la Segunda Avenida y pregunté a algunos de los residentes locales si habían considerado los abundantes recursos de su cuadra y los habían aprovechado en consecuencia.

Más en New York Diario:  Nueva York necesita más que parques, cafés y paseos ribereños

Un hombre notó lo fácil que era “ir a comer algo o a tomar una copa”, mientras que otro elogió la tienda de conveniencia que había a la vuelta de la esquina. Dos personas mencionaron a Madame Vo, un restaurante vietnamita en la calle 10, como un destino frecuente. Pero, en general, no compartían el aprecio que yo tenía por el estatus superior de su manzana y se apresuraron a enumerar las empresas que quedaban fuera de su rectángulo atómico, violando las limitaciones de mi optimización. Parece que la obsesión por la proximidad extrema podría estar reservada a personas que tuvieron la suerte de haber vivido a la vuelta de la esquina de la escuela.

Fuente: WH/ Traducción: Francis Provenzano

Últimos artículos

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...

Comer, dormir y sobrevivir en refugios de Nueva York

por Seth Freed Wessler A pesar de la sirena a todo volumen del teléfono de...

Arqueología del eclipse

por Aline Lara Galicia Hoy millones de personas observarán un eclipse de Sol, principalmente en...

El terremoto de Nueva York

por Tara Valencia  El viernes 5 de abril de 2024, a las 10:23 am, Nueva...

Todo lo que tienes que saber sobre el mayor terremoto en Nueva York en 140 años

por Rachel Holliday Smith y John Homenuk La línea del horizonte se balanceaba un poco,...

El derecho a las armas

por Morwari Zafar El año pasado, Estados Unidos fue testigo de más de 650 tiroteos...

Malas prácticas periodísticas sobre el cambio climático

por Dennis Meredith Cuando los periodistas científicos escriben sobre un avance de una investigación, a...

¿De dónde viene la idea de la resurrección de Jesús?

por Aaron Gale En Pascua, los cristianos de todo el mundo se centran en dos...

Tatuarse en Nueva York fue ilegal hasta 1997

por Jennifer Nalewicki En 1961 se volvió oficialmente ilegal hacerle un tatuaje a alguien en...

Esperando el eclipse total

por Christopher Palma El 8 de abril de 2024, millones de personas en todo Estados...

El museo viviente de Nueva York

por Haidee Chu No hay mucho fuera del Edificio 75 del Centro Psiquiátrico Creedmoor que...

La conquista publicitaria

por Alina Klingsmen Lo más impresionante de los trabajos de Emile Durkheim, que ya cuentan...

Los dioses callejeros de Martin Scorsese

por Anthony Smith Una imagen del set de la última película de Martin Scorsese, Killers...

Sigue leyendo

Transitoriedad y abundancia en la nueva sociedad de servicios

por Laura Rival No es sólo Generation Rent la que busca la flexibilidad de no...

En los pasajes sonoros

por Marcelo Pisarro La primera oración de Cómo mienten los mapas, el libro de 1991...

El golpe de estado musical de Beyoncé

por Elsa Grassy Un golpe de estado musical. Así se podría describir el nuevo álbum...